martes, 19 de diciembre de 2017

ERIK VOGLER EN MUERTE EN EL BALNEARIO


Enviado por Miriam (S2A):

Tras Los Crímenes del Rey Blanco, Erik Vogler necesitaba un descanso. Una cura de reposo, tal y como le aconsejaron los médicos. No en vano, las pesadillas con el "rey blanco" le asediaban casi todas las noches. Por ese motivo, acepta la invitación de su abuela Berta para pasar una semana en un lujoso balneario. Por supuesto no imaginaba que un relajante baño de barro  se iba a convertir en un verdadero infierno. 

Con un protagonista aparentemente repelente, la escritora Beatriz Osés ha iniciado una de las más originales sagas de novelas policíacas de los últimos años. Impactante y sorprendente en cada frase. Te atrapa desde el primer capítulo en una espiral de tensión. Puro thriller. Una vuelta de tuerca a la literatura paranormal combinada con el género negro. 

El libro me ha gustado tanto por los personajes que tiene como por los temas que va desarrollando, por ejemplo, el misterio que tienen que resolver que te intriga y hace que quieras seguir leyendo más y más capítulos.

                El tema del misterio lo podemos ver con la muerte y la desaparición del cadáver de Úrsula Goldberg, la dueña del balneario Celeste Aida, que ha sido envenenada con un sorbete de mango. O ese camafeo que no aparece, y que vuelve loco a uno de los personajes. Otros temas que podemos observar en la novela son: la atracción física que siente Albert Zimmer por Veronique, la sobrina del gerente del hotel, esa guapísima pelirroja de labios sensuales a la que sigue como un perrito faldero y a la que quiere besar y morder ese cuello tan blanco. Esa relación amor/odio que se estableció ya en el libro anterior entre Erik y Albert. El enfado de Erik, al ver que su abuela no le cree cuando le cuenta la muerte de Úrsula Goldberg (se lo echará en cara más de una vez). El miedo y desesperación de Erik al recibir la nota donde le piden el camafeo, o cuando se encuentra bajo el cadáver de Úrsula (me encanta lo que le sucede en el maletero, se lo tiene merecido).

                Veamos algunos de los personajes:

                Erik es un chico flacucho obsesionado por las marcas: ropa, cinturones, zapatos, maletas… Es arrogante, parece que no tiene vida por dentro, no se divierte con nada.

               Berta es la abuela de Erik, más divertida que su nieto; le gustan los limoncellos. Hará lo que sea por salvar a su nieto, aunque debió creerle desde un principio. Es amable con Albet, a pesar de Erik, pues supongo que lo considera como otro nieto.

                Albert es un chico un tanto misterioso, blancucho y con unos colmillos finos y alargados que nunca muestra. En el fondo, no es mal chico porque quiere ayudar a Erik con el asesinato, llegando a fingir una alergia a los langostinos.